San francisco

Golden Gate
Con 2,7 kilómetros de longitud y 227 metros de altura, el Golden Gate es uno de los puentes colgantes más largos y altos del mundo y, sobre todo, es el símbolo más querido y representativo de la ciudad de San Francisco.

Antes de la construcción del puente, la única forma de cruzar la bahía de San Francisco era el ferry, de forma que, en el siglo XX, la bahía estaba obstruida por la gran cantidad de ferries que circulaban. La solución llegó cuando el ingeniero y constructor de puentes Joseph Strauss se convenció de que debía construirse un puente para cruzar la bahía. Después de años de dificultades en su construcción, el Puente Golden Gate fue inaugurado en el año en 1937.

¿Desde dónde verlo?

El Puente Golden Gate puede verse desde decenas de lugares, pero el mejor de ellos es el Mirador H. Dana Bowers (también llamado "Vista Point"), que además de las vistas privilegiadas del puente, de la ciudad de San Francisco y la bahía, cuenta con algunos otros atractivos:

  • Blue Star Memorial Highway: un tributo a las fuerzas armadas de los Estados Unidos.

  • The Lone Sailor Memorial: una estatua dedicada a la infantería de la marina, la guardia costera y la marina mercante.

  • Compass Rose: comúnmente llamada "rosa de los vientos" es una figura utilizada para mostrar la orientación de los puntos cardinales.

Para llegar hasta el Mirador H. Dana Bowers sólo tenéis que cruzar el Golden Gate en dirección norte.

 

Muir Woods

Muir Woods es uno de los Parques Nacionales más conocidos del norte de California. Debido a su importancia fue declarado Monumento Nacional en el año 1908.

Situado en el condado de Marin, a solo 12 kilómetros del Puente Golden Gate de San Francisco, Muir Woods es un bosque de 295 hectáreas repleto de secuoyas gigantes envueltas en un verde paisaje de ensueño. Muir Woods ofrece a los visitantes la oportunidad de caminar por senderos y caminos del bosque observando las secuoyas gigantes que tienen una media de 800 a 900 años.

En el bosque hay más de 6 kilómetros de senderos con diferentes rutas dependiendo del tiempo que tengáis. Los caminos más populares son el camino principal, el Camino Dispea y la Ruta de Ocean View.

Para cada uno de los itinerarios sólo tenéis que seguir los caminos marcados en el mapa que os entregarán a la entrada. Si pensáis visitar Muir Woods, es importante saber que hasta allí no llega el transporte público, por lo que es necesario alquilar un coche oreservar una excursión.

Gigantes en el bosque

Las secuoyas gigantes son unos árboles sorprendentes que pueden llegar a medir entre 100 y 150 metros de altura y su tronco puede llegar a tener un diámetro de entre 5 y 7 metros. Las secuoyas no sólo sobresalen por su tamaño, sino que también destacan por su longevidad ya que pueden vivir hasta 4.000 años.

Llévatelo a casa

A la entrada del parque hay una tienda de regalos donde se pueden comprar mapas, libros y souvenirs, aunque sin duda el regalo estrella son las pequeñas secuoyas que venden como recuerdo.

Alcatraz
Situada en la bahía de San Francisco, Alcatraz fue una isla solitaria durante miles de años hasta que fue convertida en un fuerte; durante la Guerra Civil se instalaron más de 100 cañones y 400 soldados de forma que la isla pasó a formar parte del plan de defensa de los Estados Unidos.

En el año 1934, Alcatraz volvió a abrirse como penitenciaría federal, una prisión de máxima seguridad a la que trasladaron a los prisioneros considerados incorregibles y peligrosos. Algunos de los presos más conocidos son Al Capone “Scarface”, George “Machine Gun” Kelly o Robert Straud “El hombre pájaro de Alcatraz”.

Los presos de Alcatraz intentaron fugarse en catorce ocasiones del peñón aunque, el intento de fuga más importante, ocurrió en 1962 cuando Frank Morris y los hermanos Anglin consiguieron huir por el agua.

En 1963 Alcatraz cerró sus puertas definitivamente. El agua del mar había corroído las estructuras de la prisión y los gastos de mantenimiento aumentaron excesivamente. La cárcel dejó de ser rentable y los prisioneros fueron trasladados a otras instalaciones penitenciarias.

¿Una fuga con éxito?

En 1962, Frank Morris, John Anglin y Clarence Anglin hicieron un agujero en cada una de sus celdas y dejaron en las camas unas cabezas que habían fabricado con papel maché para que los guardias no notaran su ausencia.

Aunque teóricamente lograron huir por el agua, se cree que murieron en las frías aguas del Pacífico. Nunca se encontraron sus cuerpos. No sabemos si fue casualidad o no pero, un año después de la fuga, la prisión más segura del mundo cerró sus puertas definitivamente.

La visita

“Usted tiene derecho a recibir comida, ropa, albergue y atención médica. Cualquier otra cosa que reciba es un privilegio.” La regla número 5 de la Prisión de Alcatraz sirve para hacerse una idea de la vida en la prisión. La aventura comienza en el muelle número 33 del embarcadero de Fisherman’s Wharf. Allí tomaréis un barco que os llevará hasta la isla en prácticamente 15 minutos. El desembarque en la isla es emocionante si pensamos en la cantidad de presos que fueron llevados hasta allí del mismo modo, aunque para quedarse de forma permanente.

Nada más bajar del barco os entregaran una completa guía en español y os llevarán hasta la zona de las celdas donde reparten las audio guías (disponibles en español). Con los auriculares colocados, comienza la visita a la prisión más conocida de todos los tiempos.

La audio guía cuenta con unos narradores que en su día fueron protagonistas de la historia de Alcatraz. Se trata de cuatro funcionarios de prisiones que vivieron allí con sus familias y cuatro presos de la cárcel. Os acompañarán en todo momento contando historias interesantes sobre cada celda y cada habitación de la prisión.

Recorreréis las diminutas celdas, el comedor, la biblioteca y también podréis ver el patio de recreo (a través de un ventanuco). El itinerario os llevará también a través del “Bloque D” hasta las celdas de castigo, donde se encerraba a los presos que habían tenido mala conducta. Allí permanecían aislados en la fría oscuridad hasta llegar, en algunos casos, a la locura.

La visita a la prisión de Alcatraz no tiene desperdicio, es un lugar cargado de historias capaz de provocar muchas emociones en el visitante.

Fisherman´s Wharf

Fisherman´s Wharf, la zona vieja del puerto de San Francisco, es un lugar bastante turístico que aún conserva cierta autenticidad.

Remontándonos al pasado

En 1853 se construyó en esta zona el primer puerto de San Francisco; rápidamente se convirtió en un importante centro marítimo de distribución de pescado fresco hasta que, en 1950 con la llegada de la tecnología moderna, la zona de la bahía entró en decadencia. Muchas de las industrias pesqueras de la zona se declararon en bancarrota o tuvieron que trasladarse.

¿Qué ver en Fisherman´s Wharf?

Fisherman´s Wharf es una zona en la que se pueden realizar múltiples actividades; podréis visitar el viejo Acuario de la Bahía, conocer los entresijos del Submarino USS Pampanito, entrar en la historia de la II Guerra Mundial recorriendo las cubiertas y camarotes del barco SS Jeremiah O`Brien, regresar al pasado con los juegos del Musée Mécanique o bien tomar el barco para hacer un crucero por la bahía.

El Muelle 39

El Muelle 39 es el lugar más conocido de Fisherman's Wharf ya que en él se encuentra uno de los mayores atractivos para los visitantes, decenas de leones marinos que retozan y toman el sol mientras emiten sus especiales gruñidos que se dejan oír desde una gran distancia.

En el muelle 39 también encontraréis una gran cantidad de tiendas y restaurantes distribuidos en dos plantas. Si vais a comer por la zona y os gusta el pescado, lo más recomendable es hacerlo en alguno de los puestos callejeros que preparan cócteles de cangrejo y pescado fresco para todos los gustos.

Una bonita zona para pasear

Visitar Fisherman´s Wharf no sólo es imprescindible, sino que es obligatorio ya que es una de las zonas más animadas e interesantes de San Francisco. Hay que visitar la zona sin prisa, paseando y disfrutando de todos sus rincones.

Sausalito
Sausalito es una pequeña población que se encuentra situada justo enfrente de la península de San Fransisco, al otro lado de la bahía. Se caracteriza por su puerto pesquero y por sus típicas casas flotantes, de las que hay más de 400 en toda su zona costera.

Esta localidad es escogida como lugar de residencia por famosos y gente de clase social alta que prefiere mantenerse alejada de las grandes aglomeraciones de la ciudad. Sausalito es también un lugar interesante desde donde tomar algunas fotos de San Francisco o de la isla de Alcatraz.

¿Cómo llegar a Sausalito?

Además de contratando una excursión, a Sausalito se puede llegar en coche, ferry o bicicleta. Si os sentís con fuerzas suficientes, podéis optar por alquilar una bicicleta en Fisherman’s Wharf (por menos de 30$ al día, gratis con Go San Francisco Card) y recorrer los 13 kilómetros de distancia hasta Sausalito. En el camino cruzaréis el Golden Gate y varios lugares interesantes para hacer fotografías.

Para volver a San Francisco, la opción más común es utilizar el ferry, de hecho, hay muchas compañías que incluyen el billete al alquilar la bicicleta.

Lambard Street
Si hay algo que caracteriza San Francisco son sus calles impracticables repletas de empinadas cuestas.

Situada entre Hyde y Leavenworth se encuentra Lombard Street, conocida como la calle más empinada de San Francisco. Aunque Lombard Street no es realmente la calle más empinada de la ciudad, sí es la más conocida como tal. Cada día cientos de turistas se acercan hasta la famosa calle para fotografiar su cuesta de 40 grados de inclinación dispuestos en zigzag.

La atracción principal de Lombard Street es ver a los coches bajando por la calle como si se tratara de una montaña rusa. El mejor lugar para hacer algunas fotos es desde la parte inferior de la calle.

Union Square
Ubicada en pleno centro de la ciudad, Union Square es la zona comercial más conocida de San Francisco.

La plaza tiene el nombre "de la unión" porque fue el lugar elegido para las manifestaciones de apoyo al Ejército de la Unión durante la Guerra Civil. Hoy en día Union Square conserva su papel como centro ceremonial de San Francisco actuando como lugar de acogida de muchos conciertos y eventos públicos, protestas y exposiciones de arte.

Si estáis interesados en hacer algunas compras, en las cercanías de Union Square se encuentran los mayores grandes almacenes de la ciudad entre los que destacan Macy’s, Bloomingdale’s y Nordstrom y las más prestigiosas tiendas como Louis Vuitton, Gucci, Dior, Versace, Chanel, Dolce & Gabbana, Prada o Giorgio Armani entre otras.

Compras aparte, Union Square es uno de los lugares más importantes e interesantes de la ciudad. Merece la pena conocer su entorno y recorrer algunas calles cercanas como Post, Geary, Powell y Stockton. Podréis disfrutar viendo galerías de arte, ir a ver un espectáculo en alguno de los teatros, cenar en los mejores restaurantes de la ciudad o simplemente observar cómo transcurre la vida en el corazón de San Francisco.

Si tenéis la suerte de visitar San Francisco en Navidad, la plaza tiene algunos atractivos añadidos, como el enorme árbol de navidad y la pista de patinaje que hace las delicias de ciudadanos y visitantes.

Twin Peaks

El nombre de Twin Peaks (los picos gemelos) se debe a que son dos colinas prácticamente idénticas. Con una altitud de unos 280 metros, son la segunda cima más alta de San Francisco.

¿Qué tienen de especial?

Sin duda alguna, desde Twin Peaks se consiguen unas vistas privilegiadas que no se pueden obtener desde ningún otro lugar. Siendo casi el centro geográfico de San Francisco, no hay un lugar mejor para ver la ciudad que desde la cima de Twin Peaks por lo que, si tenéis tiempo suficiente, Twin Peaks debería ser una parada de rigor en la lista de lugares a visitar.

En la parte inferior de Twin Peaks se ha desarrollado una comunidad residencial con casas de colores construidas en la ladera. Probablemente os resulte familiar el nombre Twin Peaks por la famosa serie de David Lynch; ambos Twin Peaks no tienen nada que ver ya que la serie transcurría en una localidad de Washington.

¿Cómo llegar?

La mejor forma de llegar hasta Twin Peaks es en coche pero, si no disponéis de uno, también podéis llegar utilizando el transporte público y vuestras piernas; Tomad el metro hasta la estación Forest Hill (líneas K, L o M). Una vez fuera de la estación, cruzad la calle y tomad el autobús 36 hasta la parada de Marview Way con Skywiew Way. Allí toca ponerse a caminar calle arriba, para tomar después un camino de tierra hasta llegar a los Twin Peaks.

Mision Dolores
La Misión Dolores es el edificio más antiguo de San Francisco. Esta iglesia de estilo colonial español fue fundada en 1776 por misioneros españoles que, bajo la supervisión del Padre Junípero Serra, pretendían evangelizar a los indios Ohlone.

En sus comienzos le dieron a la misión el nombre de San Francisco de Asís aunque, con el paso del tiempo, pasó a llamarse Misión Dolores. Años más tarde, en 1918, se terminó la construcción de la Basílica de la Misión Dolores de San Francisco que tiene un estilo churrigueresco.

La visita

Durante el recorrido atravesaréis el cementerio (donde se encuentran enterradas varias personalidades históricas), una pequeña capilla y veréis un museo donde se explica la historia de la misión. Por último, podréis visitar la basílica, una iglesia decorada con austeridad y poco iluminada, algo que le da un aire muy especial.

A la entrada os entregarán un folleto en español que os ayudará a entender mejor la visita a la misión.

No te la pierdas

La importancia histórica, religiosa y arquitectónica de la Misión Dolores la convierte en una visita obligada a la hora de conocer San Francisco.

Museo del Cable Car
Situado en la colina de Nob Hill, el Museo del Cable Car es el lugar perfecto para aprender cómo funciona el medio de transporte más entrañable de San Francisco. El museo lleva operativo desde 1974.

La exposición principal del museo explica la historia y el funcionamiento del Cable Car. Al saber cómo funciona entenderéis el gran gasto que genera mantener con vida ese sistema. En la planta baja veréis la enorme maquinaria sobre la que giran los cables que hacen que los tranvías circulen por todo San Francisco.

En el Museo del Cable Car también podréis ver algunos tranvías antiguos, fotografías de su evolución a lo largo de los años o cómo afectó el gran terremoto destrozando gran parte del sistema.

Funcionamiento del cable car

El sistema de funcionamiento del cable car es muy sencillo. Se trata, básicamente, de un gran cable sumergido en el asfalto que gira continuamente alrededor de la ciudad. Los conductores del cable car se enganchan al cable cuando quieren desplazarse y lo desenganchan para frenar.

Acércate a conocerlo

El cable car forma parte del encanto de San Francisco, todo el mundo quiere viajar en él y fotografiarlo subiendo las empinadas cuestas de San Francisco. La mejor manera de conocerlo es en su propio museo y, mejor aún, de forma gratuita.